Despertar

–Describir el instante en que el hombre Gregorio Samsa despierta convertido en el escritor Franz Kafka.
–Mientras abre los ojos, se restriega los párpados y se dice: «Oh, no, no otra vez».
–(también se dice «Hubiera preferido despertar convertido en no sé qué». El no–sé–qué podría ser un gran insecto pardo de enormes alas, solo que él no lo sospecha.)
–Describir ese instante en que, camino al baño, la familia lo descubre. «Gregorito», se lamentará el padre, «en qué te has convertido, hijo mío, por amor de Dios».

El bautizo del Bola

Cuenta un oráculo de la villa de Mi-Fa, que el prestigioso Ignacio Villa fue engendrado por Clave de Sol, en vientre de Semifusa, y por ello los chivos, desde niño, le rendían honores. Después, al crecer, mientras lo bautizaban como Bola de Nieve, la Flor de la Canela y Drume Negrita vertían sobre su cuerpo siete jícaras de gracia con sudor de alacrán; y Mesié Julián le ajustaba, con alfileres de pentagrama sin estrenar, un frac de Bemol Sostenido, y asegura riendo el singular hombre hubo chivos que en regalo, se hicieron tambores.

Páginas