Historia soñada o el hombre que camina

Siempre soñé con escribir la historia de un hombre que camina. Durante toda la historia va caminando y pensando en su vida. Medita sobre lo que le ha pasado, sobre lo que está viviendo y se augura algún futuro.
A su alrededor, van cambiando los paisajes, se ven casas con las puertas abiertas, muchachas que le sonríen, viejitas que le piden ayuda, hombres que le estrechan la mano. Pero el hombre de mi historia soñada no ve nada de esto, él va inmerso en su historia, mirando hacia adentro y no tiene tiempo para ver todo esto que lo rodea

Ángel en su boca

Aquella es mi novia pero ella no lo sabe, dijo a su mamá al tiempo que se soltaba de su mano y corría a la fila de niños ordenada por tamaños. Era uno de los primeros, el tercero o el cuarto, años después pensará que al menos no era el más bajito. Hoy es viernes, día de desafinar el himno y la maestra recuerda que hay que ponerse serio y cantar con voz de guerra, porque para eso es un himno y no una canción cualquiera. La guerra es su juguete preferido, ese año de los tres juguetes a elegir dos eran pelotones de soldados y el dirigido una pistola.

Páginas