Yodo

en verano siempre íbamos a yalta con papá y mamá. él siempre nos decía, a petia y a mí, que el mar era bueno para crecer saludables. así que un día nos montábamos en el automóvil y dejábamos atrás nuestra casa, nuestra pequeña ciudad. papá conducía, mamá hacía de copiloto y el pequeño petia y yo íbamos en los asientos de atrás, mirando el camino a través de los cristales. a veces hacíamos muchas preguntas, importunábamos a nuestro padre, y mamá nos mandaba a callar, diciéndonos que, cuando papá conducía, no se le debía molestar o tendríamos un accidente.

Páginas