La foto

La empleada examinó la foto según el reglamento. Con una lupa sondeó los edificios, recorrió los pasillos interiores, se asomó a puertas y ventanas abiertas; después, colocó su instrumento en los márgenes para observar más allá, hasta donde la luz del sol, un muro, un árbol se lo permitiera. Aún trató de escuchar algún rumor, una palabra de lo hablado mientras tomaban la foto. En ella, se observaba un fragmento de la ciudad, oscurecido por falta de luz en los extremos no captados por el lente, distinguidos por la empleada con su habilidad en esas inspecciones.

Páginas