Cuando la oportunidad se materializa: Premios Calendarios 2016

Versión para imprimirVersión en PDF

En el Sábado del Libro presentaron Chunga Maya y otros relatos, ciencia ficción de Alejandro M. Rojas Medina, Rehabilitación de la memoria histórica: Lunes de Revolución en el campo cultural cubano 1959-1961, ensayo perteneciente a Grethel Domenech Hernández, Plantas invasoras, poesía (Antonio Herrada Hidalgo), Rapsodia Bohemia, narrativa de Yeney de Armas y No hay tiempo para festejos, literatura infantil (Diana Castaños).
Por: Yessica Arteaga Ibal
Tomado de: AHS
16 de junio de 2017

Mostrar la creación en compañía de un grupo de figuras reconocidas de la literatura cubana es un “sueño hecho realidad” para estos jóvenes escritores. La oportunidad es materializada. Se abren nuevos caminos y compromisos con el arte.

Los Premios Calendarios 2016 convocados por la Asociación Hermanos Saíz fueron presentados en la Calle de Madera, el pasado sábado 3 de junio. El principal espacio de promoción literaria del Instituto Cubano del Libro se llenó de gala, al recibir a presentadores y ganadores en una suerte de festejo y cofradía con la nueva literatura de la Isla.

Se presentaron Chunga Maya y otros relatos, ciencia ficción de Alejandro M. Rojas Medina, Rehabilitación de la memoria histórica: Lunes de Revolución en el campo cultural cubano 1959-1961, ensayo perteneciente a Grethel Domenech Hernández, Plantas invasoras, poesía (Antonio Herrada Hidalgo), Rapsodia Bohemia, narrativa de Yeney de Armas y No hay tiempo para festejos, literatura infantil (Diana Castaños).

Acompañaron a los ganadores en la presentación de sus títulos, el escritor de ciencia ficción y Premio Calendario 2004, Yoss; Fernando Luis Roja (historiador, escritor e investigador); el narrador y crítico Enrique Pérez Díaz; el Premio Calendario de narrativa 2003, Raúl Flores y el poeta Virgilio López Lemus. De igual forma asistieron, Juan Rodríguez Cabrera (Presidente del Instituto Cubano del Libro) y Javier Dueñas Oquendo (Director de la Casa Editora Abril).

El presentador del texto de Alejandro M. Rojas resaltó que Chunga Maya… es una serie de historias sobre otra Cuba, una Cuba distópica donde aparecen un conjunto de entes increíbles: un traficante de sueños (un fumigador de nanopartículas, nanobot, nanovirus); un marabú mutante refractario; moringa transgénica; etc. El libro es una suerte de humor, capacidad crítica y fabulación.

La autora del ensayo laureado no estuvo presente en la cita, pero Fernando Luis Roja, resaltó la madurez de Domenech Hernández a la hora de abordar temáticas desde la memoria. El libro nos habla sobre el suplemento cultural Lunes de Revolución surgido el 23 de marzo de 1959 y dirigido por Guillermo Cabrera Infante, una de las principales revistas del campo intelectual cubano hasta 1961. “….el lector encontrará un punto de partida, con el agregado de fuentes bibliográficas…el excelente abordaje de un tema de incuestionable alcance en la cultura insular y el rescate de un capítulo desatendido en el devenir de la nación”.

En Plantas invasoras, Antonio Herrada nos muestra a través de un conjunto de imágenes y símbolos, el hombre, sus angustias; la historia y sus conexiones; la vida, los poetas y la tradición literaria que estos registran. La poesía social que este joven geógrafo nos brinda trata de sintetizar momentos históricos con los árboles. López Lemus destacó la solidez de los versos.

Rapsodia Bohemia es un cuaderno que destaca por la calidad de sus relatos, la coherencia de su estilo, el eficaz uso del lenguaje, la construcción de personajes inmersos en la inquietante realidad actual y las técnicas de ficción empleadas. Yeney de Armas afirmó que su obra es esencialmente sobre las maneras en que las personas comunes logran enfrentar grandes problemas. “Se trata de las frustraciones, la imposibilidad de las cosas, el querer hacer y no poder. Sobre personas reales tratando de lidiar con su cotidianidad”.

El investigador de literatura infantil, Pérez Díaz subrayó la frescura, sencillez narrativa y la adecuada caracterización de los personajes de la periodista-escritora. No hay tiempo para festejos es un libro para todas las edades, una historia para la infancia en toda la extensión de su palabra. Una novela escrita para adultos y niños. Diana agradeció al equipo editorial de la Casa Editora Abril por el trabajo realizado e insistió en las posibilidades promocionales del Calendario: “…es un galardón con mucho prestigio y versatilidad que te ubica en el mapa de la joven narrativa cubana.”

Por su parte Edel Morales (poeta, narrador y promotor cultural) realzó las cualidades del Premio Calendario: “es uno de los premios más importantes que existen hoy para los jóvenes escritores cubanos. Se ha ido convirtiendo en el más llamativo de los lauros para los autores, no solo por la calidad de los jurados que otorgan los premios, por la retribución, la belleza de los libros y por las maneras que a través de la AHS se promueven los libros. Ganarse este premio es situarse en el mapa literario con una visibilidad suficiente para los escritores contemporáneos del país”.

Los Premios Calendarios 2016 continúan siendo una oportunidad para visibilizar autores y formas de hacer.