Mejor que antes, mejor que después

Versión para imprimirVersión en PDF

Jirí Kratochvil bebe de la tradición del humorismo centroeuropeo, pero también de ciertos autores extraterritoriales del realismo mágico.
Por: Patricio Pron
Tomado de: Suplemento Babelia, El País
12 de julio de 2017

Aún se producen combates en el norte de la ciudad checoslovaca de Brno; los escombros se acumulan en las calles, los muertos son tan numerosos que se los entierra incluso en los parques, hay hambre, no ha regresado el suministro eléctrico y las noches “son negras igual que las conciencias de los colaboracionistas”: a finales de abril de 1945 se ha instalado en Brno “el tiempo cero”, ese momento “en el que nada, ni grande ni pequeño, está aún decidido”.

Buenas noches, dulces sueños transcurre durante esas 48 horas. El director de un hospital convence a un antiguo empleado de una fábrica textil para que lo ayude a buscar a un infiltrado, un paracaidista estadounidense que debería estar escondido en algún lugar de Brno y disponer de la penicilina que tan desesperadamente necesitan sus pacientes; durante su vagabundeo por la ciudad, escapan de un pintor colaboracionista que regentea un polígono de tiro, se hacen de una escalera para espiar la planta superior de las casas, asisten a una boda de enanos de circo, traban relación con un detective privado que dispone de una amplia red de cornudos, se cruzan una y otra vez con un joven judío que un amigo de sus padres salvó de la deportación y el asesinato. Una gata parlante que una gitana le ha entregado asiste al joven (el tercer protagonista del relato) en el cumplimiento de una misión cuyas consecuencias sólo se harán visibles en 1960; el joven acoge en la antigua casa de sus padres a un grupo de personas que han perdido su hogar, se ve involucrado en la recogida de cadáveres, muere y es enterrado, resucita, descubre un lago bajo el sótano de su vivienda, conoce a una funámbula.

Jirí Kratochvil nació en Brno en 1940; su obra (de la que también pueden encontrarse en español En mitad de la noche un canto y La promesa de Kamil Modrácek, ambas novelas publicadas por Impedimenta) bebe de la tradición del humorismo centroeuropeo, pero también, y de manera muy destacada, de ciertos autores extraterritoriales del realismo mágico (Günter Grass, Milan Kundera, Salman Rushdie) que emplearon o emplean el elemento fantástico para poner en cuestión la racionalidad de la historia. En Buenas noches, dulces sueños hay una aguda conciencia de ésta como relato (en no menor medida gracias a las numerosas intrusiones autoriales en el texto), pero también la constancia de que el “tiempo cero” en el que la historia centroeuropea se detuvo a la espera de que se decidiera “cómo será este mundo de la posguerra” fue, con todas sus dificultades, mejor que lo que había sucedido antes, pero también que lo que vendría después.

 

Buenas noches, dulces sueños. Jirí Kratochvil. Traducción de Elena Buixaderas. Impedimenta, 2017. 352 páginas. 22,80 euros.